LOGOPEDIA


¿QUÉ ES LA LOGOPEDIA?

Es la disciplina que se dedica al diagnóstico, prevención y tratamiento de alteraciones del habla del lenguaje, la voz y de la comunicación.

¿QUÉ HACEMOS?

Nuestros profesionales comprenden y tratan los trastornos del desarrollo del lenguaje, de la articulación, de fluidez y de ritmo, del habla, de la audición, trastornos neurológicos, de la voz, dificultades de lecto-escritura y de la comunicación relacionados con el autismo , deficiencia mental, parálisis cerebral, etc. El equipo logopédico en Psicofor tiene como objetivo principal facilitar y mejorar la comunicación del niño tanto a nivel expresivo como comprensivo, teniendo en cuenta siempre que las dificultades del habla que presentan pueden repercutir en su desarrollo evolutivo.

¿CÓMO LO HACEMOS?

En Psicofor la intervención se desarrolla en varios entornos: cognitivo, conductual, educativo, fisiológico y clínico. Por lo tanto nuestros logopedas trabajan los trastornos del lenguaje y la audición en niños y adultos.
En los más pequeños es una gran ayuda para que mejoren su comunicación y desarrollo psicosocial, evaluando e interviniendo principalmente en dixlesias, discalculias (problemas para la adquisición de los conceptos básicos matemáticos y el cálculo) o disgrafías (escritura defectuosa sin causa neurológica o intelectual que lo justifique). En muchas ocasiones, ciertas dificultades escolares como la dificultad de comprensión lectora puede estar relacionada con alguno de estos factores y pueden tener una incidencia directa con los bajos rendimientos académicos.

ABORDAMOS DIFICULTADES COMO:

  1. TRASTORNOS DEL HABLA
    Los trastornos del habla hacen referencia a trastornos en la mecánica articulatoria y/o rítmica de la palabra como unidad de la expresión verbal. Los principales tipos son:
    1. Dislalias: se manifiesta por la presencia de errores en la articulación de la palabra por función incorrecta de los órganos periféricos del habla sin que haya ningún tipo de lesión ni malformación de los mismos:
    • Dislalia fonética: el error de pronunciación persiste en la repetición de la palabra, sílaba o fonema.
    • Dislalia fonológica o Trastornos fonológicos: el error en la articulación de la palabra, sílaba o fonema no se da en la repetición del mismo.
    2. Disglosia: consiste en una dificultad de la producción oral debida a alteraciones anatómicas y/o fisiológicas de los órganos articulatorios. Su causa es de origen orgánico y periférico, no central, es decir, de los órganos fonatorios o implicados en el habla. Ejemplos: labio leporino, paladar escindido, macroglosia, nasalidad, etc.
    3. Disfemias: consiste en un trastorno de la fluidez del habla que afecta principalmente al ritmo de la expresión verbal. Se muestra como una alteración del discurso, acompañada de otras manifestaciones que alteran la coordinación fono-respiratoria. No existe anomalía en los órganos de fonación. También llamada tartamudez.
    4. Disprosodia: es la alteración en el ritmo de la palabra como consecuencia de una disminución o incremento grande en la velocidad del habla. Algunos autores la incluyen dentro de las Disfemias.
    5. Disartria: constituye un trastorno de la articulación de la palabra debido a alteraciones del control muscular de los órganos del habla, causado por lesiones del sistema nervioso central y/o periférico.
  2. TRASTORNOS DEL LENGUAJE
    A. Trastornos orgánicos: Broca y Wernicke fueron pioneros en el estudio de los trastornos del lenguaje con el objetivo de localizar las áreas cerebrales específicamente relacionadas con el lenguaje. Las primeras investigaciones revelaron que las áreas de las funciones del lenguaje se sitúan en el hemisferio izquierdo (VER lateralización), próximas a la unión de los lóbulos temporal, frontal y parietal. Las lesiones en el área de Broca, situada en la circunvolución inferior del lóbulo frontal izquierdo, provocan trastornos del lenguaje, motores y expresivos. Las lesiones en el área de Wernicke, situada en la circunvolución superior del lóbulo temporal izquierdo, producen trastornos de tipo receptivo o sensorial, es decir, que afectan a la comprensión del lenguaje. Dentro de los trastornos orgánicos se pueden incluir:
    1. Afasia:
    a) afasia receptiva/sensorial de Wernicke (sordera verbal o agnosia auditiva, ceguera verbal/alexia o agnosia visual),
    b) afasia expresiva o motora de Broca (apraxia o dispraxia),
    c) afasia mixta (agnosia y apraxia),
    d) afasia evolutiva o del desarrollo (afasia *expresiva del desarrollo y afasia sensorial del desarrollo).
    2. Trastorno específico del lenguaje (alalia). TEL;( en inglés, specific language impairment) es un trastorno en el lenguaje caracterizado por la incapacidad para usarlo. También suele denominarse disfasia o trastorno específico del desarrollo del lenguaje (TEDL); el término ha ido reemplazando paulatinamente denominaciones más antiguas: alalia, automudez, sordera verbal congénita, afasia evolutiva y disfasia. No se conoce muy bien la etiología, pero los estudios más recientes dan sospechas de un factor genético. La definición más común es una definición por exclusión: es todo inicio retrasado y todo desarrollo enlentecido del lenguaje que no pueda relacionarse con un déficit sensorial, un déficit motor, deficiencia mental, trastornos psicopatológicos, privación socioafectiva ni con lesiones cerebrales evidentes.
    3. Disartria. Es un trastorno del habla cuya etiología se atribuye a una lesión del sistema nervioso central y periférico. Se distingue de una afasia motora en que no es un trastorno del lenguaje, sino del habla; es decir, el paciente manifiesta dificultades asociadas con la articulación de fonemas. Entre los síntomas destaca: – Emisiones más automáticas. – Contexto conversacional. – voz forzada. – Respiración irregular y poco coordinada. – Articulación defectuosa. – Ritmo lento. – Tono y volumen del habla. El afectado por disartria puede producir sonidos inexistentes en su lengua habitual puesto que no articula correctamente. En el diagnóstico y rehabilitación debe participar un equipo multidisciplinario compuesto, al menos, por: neuropsicólogo, terapia ocupacional, logopeda, fisioterapeuta, fonoaudiólogo, kinesiólogo.
    B. Retraso en la adquisición del lenguaje.
    Los retrasos del lenguaje verbal van desde las formas benignas, que se mejoran y superan sin dejar secuelas como ocurre con los “retrasos simples”, hasta las formas graves o severas, que crean un menoscabo duradero, comportando consecuencias negativas para el aprendizaje y rendimiento escolar.
    Estos retrasos pueden ser generados, como ya se dijo, por una multiplicidad de factores de los que, aparte de la predisposición hereditaria, se describirán otros como:
    • Defectos de los órganos del habla
    • Déficit auditivo y visual
    • Retardo en el desarrollo intelectual
    • Lesión cerebral en la infancia
    • Retrasos en la evolución corporal
    • Influencia defectuosa o negativa del entorno:
    • Estimulación deficiente del habla
    • Conflictos en la familia
    • Actitudes de los padres
    C. Trastornos funcionales o articulatorios:
    1. Dislalia. Son alteraciones en la articulación de algún o algunos fonemas bien por ausencia o alteración de algunos sonidos concretos del habla o por la sustitución de estos por otros, de forma improcedente, en personas que no muestran patologías del sistema nervioso central, ni en los órganos fonoarticulatorios a nivel anatómico.
    Estas alteraciones perduran más allá de los cuatro años, hasta entonces aparecen muy frecuentemente. Son las más frecuentes y conocidas de todas las alteraciones del lenguaje.
    2. Disfemia o tartamudez.es un trastorno de la comunicación (no un trastorno del lenguaje) que se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla que se acompañan de tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés.
    D. Trastornos, no atribuibles a disfunciones, asociados a cuadros clínicos:
    1. Autismo. Es un espectro de trastornos caracterizados por graves déficits del desarrollo, permanente y profundo. Afecta la socialización, la comunicación, la imaginación, la planificación y la reciprocidad emocional, y evidencia conductas repetitivas o inusuales. Los síntomas, en general, son la incapacidad de interacción social, el aislamiento y las estereotipias.
    2. Deficiencia mental. “funcionamiento intelectual general significativamente inferior a la media o promedio, originado durante el período de desarrollo y asociado a un déficit en la conducta adaptativa”.
    3. Mutismo selectivo.es un trastorno de la comunicación verbal de origen emocional que consiste en que los afectados, en determinados contextos o circunstancias, no pronuncian ni una sola palabra.
    4. Parálisis cerebral. Se describe un grupo de trastornos del desarrollo psicomotor, que causan una limitación de la actividad de la persona, atribuida a problemas en el desarrollo cerebral del feto o del niño. Los desórdenes psicomotrices de la parálisis cerebral están a menudo acompañados de problemas sensitivos, cognitivos, de comunicación y percepción, y en algunas ocasiones, de trastornos del comportamiento”.
    E. Alteraciones en la Lecto-escritura:
    1. Dislexia; dificultad en la lectura que imposibilita su comprensión correcta. Aunque convencionalmente el término se aplique también a la dificultad para una correcta escritura, en este caso el término médico apropiado es el de disgrafía.
    2. Disgrafía; trastorno de la escritura que afecta a la forma o al contenido y la manifiestan niños que no presentan problemas intelectuales, neurológicos, sensoriales, motores, afectivos o sociales.
    3. Disortografía. Dificultad en la escritura cuya característica principal es un déficit específico y significativo de la ortografía normalmente asociada los trastornos lectores.
    4. Trastorno específico de la ortografía. Cuando la disortografía aparece como déficit específico en ausencia de antecedentes de un trastorno específico de la lectura, no siendo explicado su origen por un bajo nivel intelectual ni problemas de agudeza visual o escolarización inadecuada se denomina trastorno específico de la ortografía.
    5. Discalculia. Es una dificultad de aprendizaje específica en matemáticas es el equivalente a la dislexia solo que en lugar de tratarse de los problemas que enfrenta un niño para expresarse correctamente en el lenguaje, se trata en esta ocasión de dificultad para comprender y realizar cálculos matemáticos, afecta a un porcentaje de la población infantil (entre el 3% y el 6%), e infortunadamente esta anomalía casi nunca se diagnostica y se trata adecuadamente. Como la dislexia, la Discalculia puede ser causada por un déficit de percepción visual o problemas en cuanto a la orientación El término Discalculia se refiere específicamente a la incapacidad de realizar operaciones de matemáticas o aritméticas.
    6. Alexia. Es la pérdida de la capacidad de leer, cuando ya fue adquirida previamente. Generalmente va acompañada por la pérdida de la destreza en la escritura (agrafía), aunque la persona puede hablar y entender la lengua hablada.
    7 Agrafia. Es la pérdida de la destreza en la escritura debido a causas traumáticas, independientemente de cualquier perturbación motora. También se llama así a la Disgrafía que es el déficit en la destreza para escribir, y es considerada una variedad de dislexia.
    8. Anomia. Se refiere al desorden neuropsicológico caracterizado por la dificultad para recordar los nombres de las cosas.
    9. Deterioro de las funciones del lenguaje a causa de enfermedades degenerativas.
    E. Trastornos de la voz.
    1. Disfonías. Es el nombre que recibe todo trastorno de la voz cuando se altera la calidad de ésta en cualquier grado exceptuando el total, en cuyo caso se denomina afonía. Las disfonías pueden ser de varios tipos según su etiología y manifestaciones clínicas.
    2. Afonías. Es el término médico usado para referirse a la incapacidad de hablar. Se le considera más grave que la disfonía.
    F. Alteraciones de la Audición:
    1. Hipoacusias: Es la pérdida parcial de la capacidad auditiva. Esta pérdida puede ser leve o superficial hasta moderada, y se puede dar de manera unilateral o bilateral dependiendo de que sea en uno o ambos oídos; esta pérdida puede ser de más de 40 decibelios en adelante. Las personas con hipoacusia habitualmente utilizan el canal auditivo y el lenguaje oral para comunicarse. Se benefician del uso de auxiliares auditivos para recuperar hasta en un 20 a 30% de la audición.
    2. Sordera: Es la pérdida de la audición que altera la capacidad para la recepción, discriminación, asociación y comprensión de los sonidos tanto del medio ambiente como de la lengua oral. La pérdida auditiva es mayor de 70 decibelios, lo que les permite oír sólo algunos ruidos fuertes del ambiente como los provocados por una motocicleta, una aspiradora, una sierra eléctrica o un avión.
  3. ATENCIÓN TEMPRANA
    Se define como “el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar”.
    Alteraciones en la Deglución y Masticación.
    1. Terapia Miofuncional:
    Se entiende por Terapia Miofuncional (T.M.) «al conjunto de sus procedimientos y técnicas utilizadas en la corrección del desequilibrio muscular orofacial, creación de un nuevo comportamiento muscular normal, reducción de hábitos nocivos y mejoramiento de la estética del paciente» (Gómez, 1983).
    Básicamente, la T.M. consiste en la reeducación de los hábitos de deglución atípica, succión, respiración bucal, y los problemas de lenguaje o articulación que de éstos se derivan, ya que tienen una incidencia directa y negativa sobre la dentadura, estructura ósea y musculatura de la boca.
    El principal objetivo de la Terapia Miofuncional es la creación de una función muscular orofacial normal, para ayudar al crecimiento y desarrollo de la oclusión normal. No es incrementar el tamaño o la fuerza de los músculos, que a menudo es el principal propósito de los ejercicios musculares de otras partes del cuerpo.
    La principal razón de ser de los ejercicios mioterapéuticos es lograr la adecuada coordinación de la musculatura orofacial.
    Para conseguir una correcta deglución y respiración, lo primero que hay que hacer es reeducar la musculatura.
  4. PSICOMOTRICIDAD
    Es una rama de la psicología que, basándose en una concepción integral del sujeto, se ocupa de la interacción que se establece entre el conocimiento, la emoción, el movimiento y de su importancia para el desarrollo de la persona, de su corporeidad, así como de su capacidad para expresarse y relacionarse en el mundo que lo envuelve. Su campo de estudio se basa en el cuerpo como construcción, y no en el organismo en relación a la especie.
    El Psicomotricista es el profesional que se ocupa, mediante los recursos específicos derivados de su formación, de abordar a la persona desde la mediación corporal y el movimiento.
    Su intervención va dirigida tanto a sujetos sanos como a quienes padecen cualquier tipo de trastornos y así sus áreas de intervención serán tanto a nivel educativo como reeducativo o terapéutico.
  5. MUSICOTERAPIA
    La musicoterapia es el manejo de la música y sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) realizada por un Musicoterapeutas calificado con un paciente o grupo, en un proceso creado para facilitar, promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión, la organización y otros objetivos terapéuticos relevantes, para así satisfacer las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas.
    La musicoterapia tiene como fin desarrollar potenciales o restaurar las funciones del individuo de manera tal que éste pueda lograr una mejor integración intra o interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida a través de la prevención, rehabilitación y tratamiento.
  6. MASAJE SHANTALA
    Consigue calmar a los niños, fomenta la resistencia de su organismo, que tengan un sueño tranquilo y un desarrollo psíquico positivo. Los masajes son uno de los momentos preferidos de los bebés.
    Durante el masaje los pequeños sienten una sensación muy agradable porque no se trata sólo del contacto de pieles, sino también de percibir sensaciones a través del oído, el olfato y la visión.
    Si el masaje forma parte de una rutina diaria, el bebé sabrá, por ejemplo, que después del baño y antes de que le pongan su ropita, alguien (sea la madre o el padre u otra persona) le proporcionará este momento tan esperado.
    Al oír a su madre extenderse el aceite o la crema por las manos, el bebé ya se sentirá preparado para vivir la agradable experiencia del masaje. En estos breves minutos, el bebé encontrará la paz y disfrutará de un enorme placer.
    A la mayoría de los bebés les encantan el contacto físico y no es de extrañar que los masajes tengan un efecto tan calmante y relajante para ellos.